Multilingual Folk Tale Database


Ananse eni Akekrehemaa

La araña y la tortuga Era aranha e era tartauga
unknown author Aitor Fuentes Parés
Spanish Occitan
Un día, la araña Anansi recogió algunas verduras muy gordas y sabrosas de su jardín. Los horneó con mucho cuidado y olían muy bien. No podía esperar para sentarse a comer. Un dia, era aranha Anansi coelhec quauques verdures fòrça grosses e sabroses deth sòn jardin. Les codec damb plan de suènh e hègen plan bona flaira. No podie demorar entà sèir e minjar.
En ese momento alguien llamó a su puerta. Era Tortuga, que había estado viajando todo el día y estaba muy cansada y con hambrienta. Just en aqueth moment quauquarrés truquèc ena pòrta. Ère era Tortuga, qu'auie viatjat tot eth dia e ère plan cansada e auie fòrça hame.
"Hola, Anansi", dijo Tortuga. "He estado caminando durante tanto tiempo, y olí las verduras más deliciosas que he olido jamás. ¿Sería tan amable de compartir su comida conmigo?" "Òla, Anansi," diguec era Tortuga. "È caminat pendent tant de temps, e è sentut era flaira des verdures mès delicioses qu’aja aulorat jamès. Series tan amabla de partir eth tòn minjar damb jo"?
Anansi no podía negarse, porque era costumbre en su país compartir la comida con los visitantes a la hora de comer. Pero esto no lo hacía muy feliz, porque es un poco ambicioso y quería las verduras deliciosas para él solo. Así que Anansi meditó un poco y armó un plan. Anansi non se i podie negar, perque en sòn país ère costum partir eth minjar damb es visitaires. Totun, non ère plan contenta, perque Anansi ère un shinhau cobdiciosa e volie totes es verdures delicioses entà era soleta. Atau donques, Anansi se metec a pensar e se li acudic un plan.
"Por favor, entra, Tortuga. Será un honor tenerte como invitado esta noche. Siéntate, aqui tienes una silla, y sirvete. " "Se vos platz, entre, Tortuga. Serie un aunor auer-te coma convidat aguesta net. Sete aciu qu’ as ua cagira, e servís-te. "
Tortuga entró y se sentó, pero cuando estuve a punto de saborar una verdura, Anansi gritó: "Tortuga, ¿no sabes que es de mala educación sentarse a la mesa con las manos sucias?" Era Tortuga entrèc e seiguec, mès quan ère a punt de provar era verdura, Anansi cridèc: "Tortuga, non sabes que non se pòt sèir ena taula damb es mans lordes?"
Tortuga se miró las manos y vio que estaban sucias. Había estado gateando todo el día y no había tenido la oportunidad de lavárselas. Entonces se levantó y fue al río para limpiarse los pies. Anduvo, lento como todas las tortugas, todo el camino hasta la casa y cuando volvió Anansi ya había comenzado a comer. Era Tortuga se guardèc es mans e vedèc que les auie plan lordes. Auie caminat tot eth dia e non auie agut era oportunitat de lauar-se es mans. Alavetz era Tortuga se lheuèc e anèc entà eth arriu a lauar-se-les. Hec eth camin entà era casa pòga poc, coma totes es tartaugues, e quan tornèc Anansi ja auie començat a minjar.
"Yo no quería que estas verduras sabrosas se enfriaran, así que tuve que comenzar", dijo Anansi. "Pero por favor, únase a mí ahora, Tortuga". "Non volie qu'era verdura se heiredés tanlèu qu'è començat", didec Anansi. "Mès, se vos platz, sète Tortuga".
Tortuga se sentó de nuevo y tomó una verdura, pero de nuevo Anansi le gritó. Era Tortuga se setièc de nau e se servic era verdura, mès de nau Anansi li didec:
"Tortuga, ¿no me has oído antes? ¡No es cortés sentarse a la mesa con las manos sucias!" "Tortuga, non m'as escotat? Non ei de bona educacion sèir ena taula damb es mans lordes!”
Miró hacia abajo y vio que sus manos limpias se habían vuelto a ensuciar, ya que había tenido que arrastrarse sobre ellas para volver a la casa. Entonces, caminó hacia el río una vez más a lavarse. Y cuando regresó esta vez tuvo la precaución de caminar sobre la hierba para que sus manos se mantuvieran limpias. Pero cuando llegó a la mesa, Anansi ya se había terminado todas las verduras sabrosas y no quedaba ni un bocado. Guardèc entà a baish e vedèc qu'es sues mans tornauen a èster lordes, ja que les auie de bessonh entà tornar ta casa. Tanlèu que caminèc entà er arriu un còp mès. E, aguest còp, quan tornèc auec era precaucion de caminar sus era èrba entà non enlordir-se es mans. Mès quan arribèc ara taula, Anansi ja s'auie acabat era verdura tan bona e non ne demoraue bric.
Tortuga miró a Anansi por un momento y luego dijo: "Gracias por compartir su comida conmigo. Si alguna vez se encuentra cerca de mi casa, por favor, permítame devolver el favor". Y luego, lentamente, salió por la puerta y siguió su camino. Era Tortuga se demorèc en tot guardar Anansi e dempús didec: "Gràcies per partir eth tòn minjar damb jo. Se bèth còp vies apròp de casa mia, se vos platz, permitisme tornar-te eth favor". Dempús caminèc lentament entà dehòra e seguic eth sòn camin.
Los días pasaron y Anansi pensó más y más en la comida que la tortuga le había ofrecido. Su interés en una cena gratis crecía, y, finalmente no pudo soportarlo más. Se puso en marcha un día para encontrar la casa de Tortuga. Passèren es dies e Anansi pensèc mès e mès en minjar qu'era Tortuga li auie aufrit. Eth sòn interès per sopar gratis no arturaue de créisher e, fin finau, no ac podèc suportar mès. Se metèc en marcha entà anar ta casa dera Tortuga.
Encontró a Tortuga tomando sol en la orilla de un río justo a la hora de comer. Quan i arribèc, just ara ora deth sopar, era Tortuga prenie eth solei ath costat d'un arriu.
Tortuga levantó la vista y lo vio y dijo: "Hola Anansi, ¿has venido a compartir la cena conmigo?" Era Tortuga lheuèc es uelhs, lo vedèc, e didec: "Òla, Anansi, as vengut a partir un sopar damb jo?"
"¡Oh, sí, sí!" dijo Anansi, que con cada minuto que pasaba se volvía más hambriento. Tortuga fue bajo el agua a su casa para preparar la mesa para la cena. Luege subió a la orilla y dijo: "Tu lugar está a la espera y la comida está lista. Por favor, sígame, Anansi". "Oh, òc, e tant!" didec Anansi, qu'auie fòrça e fòrça hame. Era Tortuga se capbusèc dejós dera aigua entà anar a casa sua e arturèc era taula per sopar. De seguida tornèc a gésser ara superfície e li didec: "Era taula ja ei arturada e eth minjar ei en punt. Se vos platz, seguís-me, Anansi".
Y luego se sumergió y comenzó a comer lentamente. E alavetz se submergic dejós dera aigua e comencèc a minjar lentament.
Anansi saltó al agua, pero no pudo llegar hasta el fondo del río. Trató de nadar hace el fondo, pero era tan ligero que su cuerpo subía cada vez a la superficie. Anansi se lancèc ara aigua, mès no podec arribar enquiath hons der arriu. Sagèc de nadar cap ath hons, mès ère tan leugèra qu'eth sòn còs pujaue de nau ena superfície.
Trató de bucear y trató de nadar de espaldas. Intentó un salto corriendo, pero nada le ayudaba a llegar hasta el fondo del río. Sagèc de bussejar e de nadar d'esquia. Dempús, sautèc damb totes es sues fòrces, mès no i auie manèra d'arribar enquiath hons der arriu.
Mientras tanto, la tortuga masticaba lentamente su comida. Mentretant, era Tortuga minjaue pòga poc.
Anansi no iba a renunciar a una comida gratis, y fue hasta la orilla preguntándose qué iba a hacer. Por último, tuvo una idea. Empezó a agarrar piedras y rocas y los metió en los bolsillos de su chaqueta. Anansi no ère dispausada a renonciar a minjar gratis, e se metèc a pensar a veir com s'ac podie hèr. Fin finau, auec ua idèa. Comencèc a préner pèires e ròques, e se les hiquèc enes pòches dera giqueta.
Así, cuando se metió en el agua se hundió hasta el fondo y fue capaz de ocupar su lugar en la mesa. D'aguesta manèra, quan se hiquèc ena aigua s'enfonsèc enquiath hons e podec sèir en taula.
La mesa era un banquete compuesto de deliciosas comidas. Anansi no podía creer la cantidad de comida sabrosa que estaba delante de él y no podía esperar para comenzar. Era taula ère plia de minjar boníssim. Anansi non se podie creir era quantitat de minjar qu'auie deuant e no podie demorar per començar.
Pero así como llegó el primer bocado, Tortuga dejó de comer y habló: "En mi país, no usamos nuestras chaquetas en la mesa. " Mès tanlèu hec eth prumèr mos, era Tortuga deishèc de minjar e didec: "En mèn país non portam giqueta ena taula. "
Anansi se dio cuenta de que Tortuga se había quitado su chaqueta antes de sentarse. Anansi empezó a quitarse la chaqueta, y tan pronto se desprendió de sus hombros, salió despedido de nuevo a la superficie. Metió la cabeza en el agua y vio a Tortuga, allí abajo, disfrutando lentamente de aquel banquete maravilloso. Anansi vedec qu'era Tortuga s'auie trèt era giqueta abantes de sèir. Anansi se comencèc a trèir era giqueta, e tan lèu com se la treiguec des espatles, gessec tirat cap ara superfície. Metec eth cap laguens dera aigua e vedec com era Tortuga, aquiu baish, gaudie lentament d'aquera taulejada meravelhosa.


Change: Change: